domingo, 25 de octubre de 2015

La manifestación del verbo.

En la película "Ordet, la palabra", dirigida por el danés Carl Theodor Dreyer en 1955, hay una frase reveladora de la santa Ingred al anciano abuelo, quien se queja con amargura por creer no haber sido escuchado por Dios en sus rezos durante toda su larga vida: 

"Qué sabrás tu del fruto de tus oraciones"






miércoles, 9 de septiembre de 2015

La defensa de Cartagena

"Si hubiera estado yo en Portobelo, no hubiera su merced insultado impunemente las plazas del Rey mi señor, porque el ánimo que les faltó a los de Portobelo me hubiera sobrado para contener su cobardía"

Misiva del Almirante de la flota española Blas de Lezo al oficial de la armada inglesa Edward Vernon en el sitio de Cartagena momentos antes del inicio de la batalla. Vernon, con mas de 27000 soldados y 186 barcos contra la fuerza española en Cartagena con sólo 6 barcos y 2700 soldados.
La victoria española fue aplastante.

----------------------------------

"If I had been in Portobelo, His Grace had not insulted with impunity the squares of the King my Lord, for the encouragement of Portobelo missed the leftover I had to hold his cowardice."

Missive from the spanish admiral Blas de Lezo to the english naval officer Edward Vernon in the Cartagena site a few moments before start the fighting. Vernon, with more of 27000 soldiers and 186 ships against the spanish force in Cartagena with only 6 ships and 2700 soldiers.
The spanish victory was crushing.





martes, 18 de agosto de 2015

Los náufragos de la Armada Invencible.


En 1988 se publicó un interesante libro de edición limitada titulado "Los náufragos de la Armada Invencible" por Mariano González-Arnao Conde-Luque conmemorando el cuatrocientos aniversario de la Felicísima Armada en su empresa contra Inglaterra. 




Harto de la piratería inglesa contra los barcos españoles que venían con su cargamento de ultramar, Felipe II decide idear un plan para frenar a los bandoleros ingleses auspiciados por la corona británica. Lástima que el Capitán General de la Armada Española y consejero de Felipe II, Don Álvaro de Bazán, falleciera poco antes del inicio de la contienda. Otro gallo hubiese cantado de haber estado vivo. Probablemente no habría aconsejado al rey el precipitado ataque contra Inglaterra. Pero España era entonces el imperio más poderoso de la tierra y todo parecía estar a nuestro favor.

El autor hace una exposición de los sucesos apoyándose sobre todo en los estudios realizados por Cesáreo Fernández Duró y Enrique Herrera Oria que dio a conocer algunos datos interesantes en torno a protagonistas de la historia como el Duque de Medina Sidonia, que fue el sustituto de Don Álvaro de Bazán como Capitan General, cargo que el Duque intentó declinar reconociendo desde el principio su inexperiencia e ineptitud para ese puesto, pero cuyas cartas dirigidas a Felipe II a este respecto no consiguieron disuadir al rey. El capitán de una de las naos, Francisco de Cuellar, desconocido hasta el descubrimiento de una carta escrita por él a "un amigo de España" cuenta sus avatares tras su naufragio en las costas de Irlanda.  
En la Armada también se embarcaría Lope de Vega.




Francisco de Cuellar cuenta sus aventuras en esa misiva que bien merece un guión cinematográfico. 
Desvalido y ensangrentado tras el naufragio en Grange, es testigo de las desgracias del resto de marineros españoles que naufragaron con él y que mueren ahogados o degollados a manos de los oriundos o de los propios ingleses. En Grange, a pocos kilómetros al noroeste de Sligo se pueden encontrar indicaciones que señalan el lugar del naufragio. 



E incluso parece ser que es posible ver el casco de alguna de las naos cuando la marea está baja, aunque no tuvimos ocasión de verlo. 
Realizamos el viaje desde Galway en autobus hasta Sligo donde alquilamos unas bicicletas para ir hasta Grange. 


A parte de este libro, me guié del documental que Mikel Silvestre tiene colgado en Youtube al que tengo que agradecer también algunas indicaciones que me dio por mail para seguir la ruta de De Cuellar.




De Cuellar y ocho españoles más, perseguidos bajo pena de muerte, se atrincheran en un castillo cedido por los señores de aquellas tierras que huyen aterrados de los ingleses a las montañas. 

"Apartéme con los ocho españoles que conmigo estaban, que eran buenos mozos, y díjeles que bien vian todos los trabajos pasados, el que nos venia y que para no vernos en más era mejor acabar de una vez honradamente, y pues teníamos buena ocasión no había que aguardar más ni andar huyendo por montañas y bosques desnudos, descalzos y con tan grandes fríos como hacía, y pues el salvaje sentía tanto desamparar su castillo, alegremente nos metiésemos los nueve españoles que allí estábamos, en él y le defendiésemos hasta morir"

Lástima que no hubo tiempo de llegar hasta el lago Melvin donde se encuentra el castillo derruido, pero el viaje mereció la pena.


domingo, 16 de agosto de 2015

Comparto esta Gloriosa historia para la efeméride de hoy.

http://efemeridesnavales.blogspot.com.es/2015/03/16-de-agosto-de-1747-gesta-del-glorioso.html

A propósito del último cuadro de Augusto Ferrer Dalmau.

http://ferrerdalmaunoticias.blogspot.com.es/2014/12/el-ultimo-combate-del-glorioso.html


lunes, 15 de junio de 2015

Testamenteo de Isabel la Católica

Se trata de la declaración de la reina Isabel en su testamento, poco antes de morir, donde habla en favor de lo que hoy llamamos derechos humanos, allá en 1504, unos cuatrocientos cincuenta años antes de que otros se creyeran pioneros y abanderados de no se qué progresismo. El progreso no parece estar asegurado...





viernes, 27 de marzo de 2015

Awakenings

No se qué tiene la versión de esta pieza, creada por el compositor Randy Newman e interpretada por un particular, que suena mejor que cualquiera otra versión que haya oído por Youtube. Será el sonido, los tiempos o qué se yo, pero tiene un toque especial que no he apreciado en otras.

Forma parte de la banda sonora de la genial película Despertares, protagonizada por Robert de Niro y Robin Williams. 

Dexter's Tune, representa como ninguna el dramatismo y la melancolía de la trama. Cada nota y cada tiempo lleva infartado en sí la nota y el tiempo anterior y, como si en cada momento no quisiera la melodía terminar, vuelve a empezar de nuevo. No quiere la vida morirse y se resigna a ello como el protagonista Leonard Lowe, interpretado genialmente por Robert de Niro, maravillado por las cosas sencillas de la vida, pero el tiempo se le acaba y él quiere vivir más. 
Excelente película.



martes, 10 de febrero de 2015

Alea iacta est

A dos mil sesenta y cuatro años luz de distancia, desde la constelación de Cygnus y con mi gran telescopio Scrutátor, ví anoche a Julio Cesar titubear con sus tropas a orillas del Rubicón. Cabalgaba su caballo Genitor, ribera arriba del río, ribera abajo, vacilando sobre el impulso que lo llevará a la gloria, pero no lo hacía de cualquier forma. Su titubeo era recio, pausado, no parecía tal y cada movimiento, cada gesto, reflejaba absoluta confianza y saber hacer.
Paró su caballo casi pisando el río mientras miraba a lo lejos meditando quizá, no sobre las consecuencias inmediatas de su posible acción sino, sobre el devenir de la misma Roma.

Entre tanto yo miraba entusiasmado y me dije - Quizá lo cruce -. Cuando el aguijón de la espuela de César rozó apenas el ijar de su caballo y éste dio una corveta magnífica, generosamente desproporcionada con el impulso de la espuela... y lo cruzó. Mientras, las tropas, sabedoras de su osadía, lo admiraron en silencio, momento en el que se abalanzaron en estruendo a su zaga. Supo así hacer de la suerte la razón de sus designios.